Agile y DevOps necesitan herramientas Low-Code

Agile y DevOps necesitan herramientas low-code para llevarse a la práctica y que las empresas puedan aprovechar todo su potencial y ser más competitivas.

La transformación digital no es un fin sino un medio y, por lo tanto, existe un punto de inicio, pero no de finalización. Se trata de un camino continuo, que las empresas deben recorrer, esforzándose diariamente por mejorar sus procesos, eliminando ineficiencias, y maximizando los beneficios para seguir siendo competitivas, teniendo en cuenta que por cada proceso siempre habrá una forma más nueva y eficiente de hacer las cosas.

El valor de agile para el desarrollo

Agile ha supuesto un cambio disruptivo en la manera de entender el desarrollo de software. En realidad, no se trata de una metodología, sino más bien de una filosofía que supone una forma distinta de trabajar y organizarse. Aunque es cierto que se apoya en diversas metodologías como SCRUM, XP (eXtreme Programming), etc.

Antes de la irrupción de Agile las empresas se apoyaban en metodologías lineales (en cascada o “waterfall”) que retrasaban mucho la entrega del producto final. Y que no contaban con las aportaciones del usuario final hasta una fase bien avanzada del desarrollo, por lo que existía un alto riesgo de que el software entregado no se ajustara a las necesidades reales del cliente.

Así que, en el año 2001, se reunieron en Snowbird (Utah) diecisiete críticos de los modelos de mejora del desarrollo de software basados en procesos, convocados por Kent Beck, quien había publicado un par de años antes Extreme Programming Explained, para tratar sobre técnicas y procesos para desarrollar software, y acuñaron el término “Métodos Ágiles” para definir a los métodos que estaban surgiendo como alternativa a las metodologías formales, que consideraban excesivamente pesadas y rígidas por su carácter normativo y fuerte dependencia de planificaciones detalladas previas al desarrollo.

Low code democratiza el desarrollo de software

El nuevo modelo que surge de este manifiesto propugna una mejora continua en la que se planifica, se crea, se comprueba y se mejora con plazos de entrega reducidos, priorizando las necesidades del usuario final que ahora trabaja en estrecha colaboración con el equipo de desarrollo.

¿Pero no son estos principios valores fundamentales de las herramientas low-code?

Agile y low-code comparten el mismo objetivo general, que no es otro que una mejor manera de desarrollar software.

Agile mejor con low-code

Low-code es una herramienta que nace bajo el paraguas de las metodologías ágiles con el objetivo de ser la herramienta que ponga en práctica la mentalidad Agile.

La idea base que prevalece en todas las herramientas de low-code es que el usuario final pueda participar en el proceso de creación de la aplicación que necesita.

Se parte del concepto de que la falta de comunicación entre el departamento de TI y el resto de los departamentos fue un error, y que facilitar el desarrollo mediante interfaces visuales ayuda mucho a fomentar la colaboración entre todos los departamentos.

Una herramienta low-code y un enfoque Agile permiten responder rápidamente a los cambios. Las aplicaciones cambian y evolucionan de forma continua durante el proceso de desarrollo, y cuando está en fase de producción.

La estrategia es lo que hace que algo funcione rápido, y luego seguir trabajando. No hay nada mejor que un software en producción para saber qué funciona y qué no. Y una herramienta low-code con su modelo de desarrollo basado en workflows de proceso, y sus asistentes para desarrollo rápido acelera este proceso, y permite seguir evolucionando nuestras soluciones informáticas para adaptarse y dar respuesta a las nuevas necesidades.

Ponemos en marcha una metodología ágil cuando facilitamos la colaboración en cada paso del proceso, y creamos soluciones que nos permiten tener control sobre nuestra actividad.

“Velocidad, colaboración y control” son las claves de la metodología ágil.

Una plataforma low-code, escalable, que posibilite la instalación en la nube, y que facilite los cambios es una pieza clave en este proceso.

El valor de DevOps para las entregas de producto

Hasta ahora hemos hablado de desarrollo de software pero ¿qué pasa con las entregas? ¿siguen en manos del departamento de desarrollo y del equipo de operaciones?

Si hablamos de cambio será necesario disminuir el riesgo asociado al cambio. DevOps nace como una solución a esta problemática y su objetivo es que los equipos de desarrollo y operaciones colaboren para crear, probar, desplegar y supervisar aplicaciones con velocidad, calidad y control.

En un primer momento, DevOps se enfocó en que los equipos de operaciones proporcionasen feedback a los equipos de desarrollo y calidad. Pero en la actualidad el concepto ha cambiado y se pretende que los beneficios de la retroalimentación lleguen a toda la organización.

Comunicación, integraciones y teletrabajo
Digital composite of laptop with graphic

La idea que prevalece es que las nuevas aplicaciones lleguen al usuario final de manera segura y eficiente. Por ejemplo, Google o Facebook utilizan una técnica denominada Flag Driven Development, que básicamente consiste en no lanzar las nuevas funcionalidades al 100% de los usuarios. Primero se arranca con el 1% de los usuarios, luego con 10%, luego con 30%, etc., con la posibilidad de activar y desactivar de forma sencilla si algo no va bien. Utilizando esta técnica también es posible lanzar distintas variaciones del software enfocadas a distintos sectores o tipos de usuarios.

Agile mejor con DevOps

Al igual que Agile, DevOps tiene en low-code a su mejor aliado, y usuarios de perfil técnico y no técnico, pueden intervenir en el lanzamiento de las nuevas características de las aplicaciones en producción utilizando para ello asistentes visuales. Y con plena independencia de los equipos de desarrollo y operaciones.

Low-code y DevOps llevan un paso hacia adelante la metodología Agile, que ya que no sólo se concentra en el desarrollo, sino también en el negocio y sus objetivos, permitiendo a la empresa responder de forma más rápida a sus retos diarios y ser más competitiva.

Tomás Martí
tomas.marti@auraportal.com