Cultura DevOps en empresa

La cultura DevOps en empresa, tiene como objetivo reducir los tiempos del desarrollo y entrega de software para hacer frente a la continua demanda de nuevos productos y servicios.

Define un conjunto de prácticas de trabajo, encaminadas a derribar las barreras existentes entre los equipos de desarrollo y sistemas, promoviendo un cambio cultural y organizativo que impulse la colaboración y la comunicación con el objetivo de reducir los silos organizacionales.

Por otra parte, implementa un cambio gradual que aprovecha las herramientas y la automatización para mejorar los tiempos de entrega de aplicaciones, y que trata de medir todo lo posible para optimizar al máximo el proceso.

Es importante remarcar que con DevOps los errores forman parte de la dinámica de trabajo, y que siempre son atribuibles a fallos en el proceso, y nunca a las personas.

“DevOps es una filosofía de desarrollo de software, que prioriza a las personas sobre el proceso y al proceso sobre las herramientas. DevOps crea una cultura de confianza, colaboración y mejora continua”.

Emily Freeman

¿Qué es DevOps?

DevOps hace referencia a los equipos de “development” (desarrollo) y “operations” (operaciones), e incluye un conjunto de prácticas de trabajo que engloban sistemas de seguridad, trabajo colaborativo, análisis de datos, y automatizaciones de procesos relacionados con la creación, distribución y despliegue de aplicaciones.

Su propósito principal es agilizar los procesos necesarios para que una idea se convierta en una aplicación en un entorno de producción y genere valor para un usuario.

Y para conseguir este objetivo, es necesario que los desarrolladores trabajen en estrecha colaboración con los equipos de operaciones de TI que son los encargados de realizar las compilaciones, pruebas y lanzamientos de las aplicaciones, sin sacrificar la confiabilidad y seguridad del sistema.

¿Por qué surge la cultura DevOps en empresa?

Uno de los mayores problemas que afrontan las empresas para gestionar sus servicios es la conocida guerra entre los departamentos de desarrollo y operaciones. Como es lógico el programador quiere escribir código y que se publique, pero el equipo de operaciones debe garantizar que el software funcione en la plataforma y que se ajuste a los estándares de seguridad.

Para referirse a esta barrera muchas publicaciones hablan del muro de la confusión.

Sin embargo, la realidad es que hoy en día las empresas no pueden hacer frente a la continua demanda de software, sino son capaces de fomentar una cultura de colaboración entre ambos departamentos, y que traslade la cultura Agile a implementación.

La metodología Agile en el mundo de la infraestructura y la administración de sistemas

“Nuestra mayor prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software con valor”.

Manifiesto Agile

En la actualidad, es imposible entender el desarrollo de aplicaciones sin un enfoque DevOps. Las empresas, están evolucionando sus modelos de entrega de aplicaciones para adaptarlos a un entorno de cambio continuo, e incorporando metodologías Lean y Agile para mejorar la calidad de su software y sus tiempos de entrega.

Utilizar el criterio Lean “Piensa en grande, actúa en pequeño, equivócate rápido; aprende con rapidez” no sólo contribuye a reducir los tiempos de desarrollo, sino que además facilita la supervisión y resolución de problemas.

Automatizar el proceso de desarrollo y entrega continua de software y lanzar cambios más pequeños, pero con mayor frecuencia, contribuye de forma muy eficaz a la mejora de nuestro software, pero necesitamos abrir un canal con nuestros usuarios para obtener sus comentarios y realmente establecer un ciclo de mejora continua.

DevOps no va sólo de acelerar la creación de software sino de crear nuevos tipos de software que se adapten mejor al ritmo de distribución continua. Y en general, los equipos de DevOps suelen diseñar sus sistemas de software utilizando una arquitectura de microservicios, y vincular estos servicios con las API.

AuraQuantic, modelo de cultura DevOps en empresa

La plataforma de desarrollo low code de AuraQuantic permite diseñar y ejecutar aplicaciones, centralizando las actividades de las personas, e integrándose con cualquier otro software del mercado (ERP, IA, RPA, etc.).

El desarrollo de software con AuraQuantic comprende cinco etapas:

  • Modelización
  • Simulación
  • Ejecución
  • Monitorización
  • Optimización

Modelización

En esta fase se diseñan y construyen los procesos.

Al ser una herramienta enfocada al 100% al citizen development elimina las tradicionales dificultades de comunicación entre el personal de negocio y el técnico. Además, gracias a sus automatismos de revisión, garantiza el correcto diseño y ejecución del software reduciendo significativamente el tiempo de desarrollo de los procesos.

Simulación

Con AuraQuantic es posible realizar ‘simulaciones’ de la ejecución de los procesos, descubrir cuellos de botella, sobrecargas, desigualdad en el reparto de los trabajos, excesivos tiempos, costes, etc.

Ejecución

Una vez concluidos las etapas de modelización y simulación podemos pasar a ejecutar el software en fase de testing para posteriormente subir la nueva aplicación al entorno de producción.

Monitorización

Una vez los usuarios están trabajando normalmente, la Monitorización de los procesos permite controlar y supervisar que la ejecución de estos se realiza según lo previsto y que no desviaciones que necesitan corrección.

Optimización

Gracias a las características especiales de AuraQuantic se pueden realizar modificaciones de forma instantánea, en la mayoría de los casos sin necesidad de utilizar código de programación, y aplicarlas de forma inmediata.

AuraQuantic gestiona el control de versionado de procesos, incluso cuando hay procesos en producción y se quieren realizar cambios en el modelo.

AuraQuantic tres entornos

AuraQuantic ofrece la posibilidad de trabajar con distintas versiones de una aplicación y permite mantener estas versiones en sus tres entornos de trabajo: desarrollo, pruebas y producción.

De esta manera, un software puede estar en producción mientras que un equipo de programadores trabaja sobre una versión del programa en sus entornos de desarrollo o pruebas.

Gracias a los entornos de programación de AuraQuantic la herramienta gestiona la distribución e implementación continua de las operaciones DevOps.

Por otra parte, también existe la posibilidad de separar los entornos en instalaciones físicamente separadas mediante la opción de contratación de 3 Entornos.

Tomás Martí
tomas.marti@auraportal.com