Cumplimos un año teletrabajando

Sí, ya ha pasado más de un año desde que la covid-19 cambiase el panorama laboral obligando a muchas empresas a optar por el teletrabajo. Esta modalidad no era nueva, pero la situación provocó una aceleración del proceso y, lo que se esperaba que tardase años en llegar, lo hizo de un día para otro.  

La crisis sanitaria obligó a las empresas a reorganizar el trabajo y a implantar software que permitiera a los trabajadores realizar sus funciones desde cualquier lugar sin que eso afectara a la productividad y a la colaboración con el resto del equipo. En AURA, empresa desarrolladora de AuraQuantic, hemos cumplido un año de teletrabajo, así que vamos a contaros cómo fue nuestra “nueva normalidad”. 

Balance después de un año de teletrabajo en AURA 

La incertidumbre fue el sentimiento predominante en la mayoría de las empresas a la hora de optar por el teletrabajo. Antes de la pandemia, en AURA no existía cultura de teletrabajo; toda la plantilla acudía a diario a la oficina. Ante la extrema situación y con el objetivo de garantizar la salud de los empleados, apostamos por el teletrabajo sin dudarlo. Pero ¿cómo afectaría esto a nuestra productividad?

“La productividad no ha disminuido, lo cual es fantástico, y además permite flexibilidad para el empleado”

OLIVIA TRILLES, GLOBAL HEAD OF TECHNOLOGY RESEARCH EN AURA

En AURA, la adaptación al teletrabajo fue rápida y no se han notado consecuencias negativas. Olivia Trilles, Global Head of Technology Research en AURA, afirma: “La productividad no ha disminuido, lo cual es fantástico, y además permite flexibilidad para el empleado”. 

La buena aceptación de los empleados fue, en parte, porque AuraQuantic es una herramienta digital, así que puede utilizarse desde cualquier dispositivo y lugar. Antes de la pandemia, en las oficinas ya se utilizaba AuraQuantic y Microsoft Teams, así que los trabajadores ya estaban acostumbrados a utilizar estas herramientas. 

“Con el teletrabajo se optimiza más el tiempo, la velocidad de la información es mucho mayor y se producen menos interrupciones”

ADRIÀ ESPÍ, DISEÑADOR GRÁFICO EN AURA

Oficina VS Teletrabajo con AuraQuantic 

A pesar del cambio, una jornada de teletrabajo no difiere mucho al de un día en la oficina, a excepción de las cosas obvias: no nos tenemos que desplazar hasta las oficinas ni compartimos espacio físico con nuestros compañeros. Antes, lo primero que hacíamos al llegar a la oficina -y lo último- era introducir nuestra huella para dejar constancia de la jornada laboral. Pues bien, hemos sustituido el registro por huella por un registro a través de AuraQuantic. Además, una sencilla tarea automática en nuestra bandeja de tareas nos envía recordatorios diarios para que no nos olvidemos de registrar nuestra jornada. 

Las reuniones de departamento son ahora a través de Teams, donde creamos eventos periódicos, nos conectamos y ya podemos proseguir con los puntos de la semana. La interacción a través de esta herramienta es sencilla y útil, permitiéndonos realizar reuniones espontáneas o agendarlas con un tiempo de antelación. Consideramos esto último como algo muy positivo para el trabajador ya que, a través del calendario, puede tener una visión clara de los eventos del día y de la propia disponibilidad.  

Para asegurar la coordinación entre equipos, todos realizamos las pausas en el mismo horario y podemos saber en cada momento si un compañero está en una llamada, ocupado o simplemente está fuera de la oficina. Además, con AuraQuantic está garantizada la conectividad y acceso a los documentos desde cualquier lugar y dispositivo, un gran beneficio que contribuye a la productividad de los empleados. En definitiva, todo ha cambiado, pero en el fondo, todo sigue igual. Teletrabajar ha resultado ser otro medio para llegar al mismo fin.

El lado positivo 

Adrià Espí, diseñador gráfico en AURA, cuenta que, a nivel personal, el teletrabajo es mucho mejor, ya que es más cómodo, le sirve para optimizar más el tiempo, la velocidad de la información es mucho mayor y se producen menos interrupciones que en una oficina. Por su parte, Alba Fernández, Head of Marketing de AURA, afirma: “Después de un año, para mí esto ya es lo normal. Ver a los compañeros a través de videollamadas no sustituye la interacción real, pero creo que hemos sabido aprovechar al máximo las herramientas de las que disponemos para hacer nuestro trabajo igual o casi mejor que antes”.  

Su compañero Jordi Gabriel, empleado del departamento de Marketing, explica: “A nivel personal, el teletrabajo me ha facilitado mucho las cosas, por lo que estoy muy agradecido”. Además, Jordi cuenta que, dada su profesión de editor, ya estaba acostumbrado a trabajar desde casa, “así que no me he subido por las paredes ni nada parecido”, añade. Para Luis Ponsoda del Departamento de Verificaciones, la sensación es parecida, aunque la situación sea diferente: “En mi caso tampoco he notado grandes cambios, ya que sigo en la oficina. Mi cometido es más de tipo técnico y logístico y, lo que antes resolvía en vivo, ahora lo hago de forma telemática”. Además, cuenta que, gracias a las videoconferencias, el trabajo en equipo no se ha visto resentido.  

La otra cara del teletrabajo 

Por supuesto, hay algo muy evidente que nos estamos perdiendo con el teletrabajo: la falta de interacción física con el resto de los compañeros. Compañeros que, con el paso del tiempo, se han ido incorporando a la familia en prácticamente todos los departamentos. Esto nos ha llevado a una situación un tanto peculiar, y es que, muchos nos conocemos personalmente y a otros, simplemente, no los hemos visto nunca de otra forma que no sea a través de una pantalla. Curioso, ¿verdad? 

Jordi fue el primer contratado en plena pandemia. Jordi lleva trabajando en remoto desde julio de 2020 y, aunque afirma no haber notado grandes diferencias porque todavía no ha ido a trabajar a la oficina, sí le llamó la atención el aspecto que presentaba en las dos ocasiones que fue a por equipo informático: “Me resultó curiosa y mucho más grande de lo que me esperaba, pero sobre todo me hizo recordar porqué trabajo desde casa: la llegada inesperada de una pandemia que cambió el método empresarial tradicional”. 

“No todas las empresas pueden presumir de gestionar una crisis sanitaria como lo ha hecho AURA”

JORDI GABRIEL, EDITOR DE VÍDEO EN AURA

Trabajar en remoto supone hacer frente a nuevas dificultades. Recordemos que ya no hay pasillos en los que cruzarse con los compañeros ni cocina a la que ir a tomarse un café y, de paso, hablar de qué hemos hecho el fin de semana. Adrià llegó a la empresa en febrero de 2021 y, después de casi tres meses, cuenta que esta es la peor parte de ser “el nuevo”, ya que resulta mucho más difícil conocer a los compañeros: “Casi nunca hablamos de nuestras cosas ni se cruzan conversaciones mientras se trabaja, cada uno está concentrado en lo suyo y cuando hablamos es para cosas de trabajo”.  

Pero a día de hoy no toda la plantilla continúa teletrabajando, algunos empleados han preferido retomar la modalidad presencial y desempeñar sus funciones desde la oficina, como es el caso de Luis. Para él acudir a la oficina en plena pandemia fue muy extraño “y un poco triste al verla tan vacía”, aunque afirma que poco a poco se ha ido acostumbrando.  

“Creo que hemos sabido aprovechar al máximo las herramientas de las que disponemos para hacer nuestro trabajo igual o casi mejor que antes”

ALBA FERNÁNDEZ, HEAD OF MARKETING

¿Y si ayudamos a otras empresas a implementar el teletrabajo en su día a día? 

Con fin de ayudar a otras empresas a adaptarse a las nuevas circunstancias, nació AuraQuantic Teletrabajo, la herramienta más potente con la que alcanzar objetivos dentro de la empresa independientemente del lugar en el que se encuentren los empleados

Esta plataforma de bajo coste cuenta con importantes funcionalidades que han asegurado el rendimiento de la plantilla de AURA y favorecido la comunicación interna y externa, un factor clave en el desempeño del teletrabajo. Entre ellas encontramos AuraQuantic Cloud, el acceso a veinte licencias en modalidad suscripción, plantillas de procesos listas para utilizar o informes de seguimiento de actividades sociales y productividad. 

La solución incluye importantes herramientas que han mantenido e incluso aumentado la productividad laboral en AURA, ofreciendo un control completo de las tareas mediante la automatización y trazabilidad de estas, factores clave para implantar con éxito el teletrabajo.  Además, con AuraQuantic Teletrabajo se han podido crear automatizaciones sin código en las operaciones de negocio, lo que ha minimizado las posibilidades de error y ayudado a los empleados a focalizar su atención en tareas que tienen mayor impacto.   

Un año da para mucho; y con una pandemia de por medio, mucho más. El teletrabajo ha llegado para quedarse y no solo eso, sino que todo apunta a que será la modalidad laboral predominante en un futuro no muy lejano. Por ello, solo nos queda aprovechar esta situación para dar lo mejor de nosotros mismos, seguir formándonos y no quedarnos atrás haciendo uso de sistemas digitales que permitan que el trabajo en remoto sea más eficaz. En AURA ya hace un año que implementamos el teletrabajo, ¿y su empresa? 

Jessica Mauro
jessica.mauro@auraquantic.com