#2 Desmontando mitos: la nube

En la actualidad, son muchas las empresas que apuestan por almacenar datos y crear sus propias aplicaciones de negocio en la nube para reforzar su estrategia de transformación digital. Un informe publicado por Gartner el año pasado, explicaba que, durante el año 2020, la proporción del gasto que se realiza en cloud frente al que se hace en todas las TI era del 9.1%, un dato que irá aumentando hasta llegar al 14.2% en 2024. 

“La pandemia ha validado la propuesta de valor de cloud” 

SID NAG, VICE PRESIDENT IN THE TECHNOLOGY AND SERVICE PROVIDER 

Trabajar en la nube ya es una realidad y supone importantes beneficios, tales como el ahorro en infraestructura e inversión o la accesibilidad desde cualquier dispositivo, pero todavía existen ciertos miedos e incertidumbres que bloquean su implementación dentro de las organizaciones. Así han surgido los grandes mitos que rodean a esta tecnología y, con el fin de arrojar un poco de luz sobre este gran desconocido, en AuraQuantic estamos dispuestos a desenmascararlos.  

¿Qué es la nube? 

Cuando hablamos de nube o cloud, hacemos referencia a la gran red de servidores remotos que están conectados para funcionar como un único ecosistema. Estos servidores están creados para almacenar y administrar datos, ejecutar aplicaciones o enviar contenido o servicios, como por ejemplo vídeos en streaming, correo web, software de ofimática o medios sociales. Con esta tecnología, en lugar de acceder a archivos y datos desde un equipo personal o local, se accede a ellos en línea desde cualquier dispositivo conectado a Internet, es decir, la información está disponible siempre que se necesite, en cualquier momento y lugar. 

La mayoría de las compañías utilizan cuatro métodos diferentes para implementar recursos en la nube: 

1. Nube pública, que comparte recursos y ofrece servicios al público a través de Internet. 

2. Nube privada, que no se comparte y ofrece servicios a través de una red interna privada, normalmente hospedada en el entorno local. 

3. Nube híbrida, que comparte servicios entre nubes públicas y privadas, según su finalidad. 

4. Nube comunitaria, que comparte recursos solo entre organizaciones, por ejemplo, con instituciones gubernamentales. 

Desmontando mitos sobre la nube  

Como hemos mencionado anteriormente, todavía existen ciertos miedos respecto a la nube y su implementación en las empresas, sobre todo en aquellas de menor tamaño. Este tipo de compañías ven la nube como una plataforma por encima de sus posibilidades, compleja y no tan segura como sus servidores locales, lo que ha dado lugar a mitos y malentendidos en torno a su uso y beneficios potenciales, tales como: 

Mito 1. La nube no es segura.  

FALSO. Todavía existen empresas que creen que mantener los datos en los dispositivos locales es más seguro que en la nube. Una creencia totalmente errónea, puesto que la nube ha demostrado ser totalmente confiable. Además, se realizan numerosos controles para garantizar el cumplimiento de todos los requisitos y regulaciones con el objetivo de proporcionar la mayor seguridad y confianza a los clientes. 

Mito 2. La migración a la nube es demasiado compleja para gestionarla de forma interna. 

FALSO. Uno de los grandes mitos que existen en torno a la nube comienza cuando las empresas se plantean una migración. A partir de ese momento, ven el cambio como algo demasiado complejo. En estos casos, es importante trabajar y contar con el apoyo del proveedor del hospedaje, ya que, de esta manera, el proceso será mucho más rápido y la productividad de la compañía no se verá perjudicada. 

Mito 3. Los datos almacenados en la nube son de acceso público. 

FALSO. Esta falsa creencia viene derivada al confundir el término “público” con el método para implementar recursos “nube pública”. Es importante saber que los datos almacenados en la nube no son públicos por defecto, sino que se facilita el acceso a aquellos usuarios que la empresa considere.  

Mito 4. Las actualizaciones constantes de las soluciones en la nube ralentizan el trabajo diario. 

FALSO. Este tipo de soluciones tecnológicas se actualizan de forma automática, lo que supone una gran ventaja porque las empresas pueden despreocuparse de mantener al día la nube. Pero, de este beneficio surge el mito de que las actualizaciones constantes influyen de manera negativa en el día a día de los empleados, una idea totalmente equivocada, puesto que las nuevas versiones no cambian por completo la herramienta.  

Mito 5. La nube solo es adecuada para grandes empresas. 

FALSO. Nada más lejos de la realidad. Cualquier empresa, independientemente del sector en el que opere o de su tamaño, puede hacer uso de ella. 

Mito 6. La empresa que almacena su información y soluciones en la nube pierde el control de la tecnología. 

FALSO. Empezar a utilizar la nube no supone en ningún momento la pérdida de control sobre los documentos o tecnología alojada en ella. Gracias al sistema cloud, los equipos de IT mantienen el control de la infraestructura, pero con la ventaja de que no tienen que preocuparse de las actualizaciones. Así, podrán reducir la carga de trabajo para dedicar el tiempo a otras tareas más relevantes. 

Mito 7. La infraestructura cloud es más cara. 

FALSO. En lo que respecta al tema económico, la nube acumula diferentes creencias sobre su coste. La más sonada es, sin duda, el mito sobre el alto coste que supone su implantación. Una concepción equivocada puesto que la nube conlleva menos costes debido a que no requiere adquirir infraestructura ni disponer de espacio físico, etc.  

Compartir es vivir, conozca AuraQuantic Cloud 

La nube puede ser una opción muy útil para reducir riesgos de implementaciones fallidas o para adaptarse de forma fácil y rápida a las necesidades cambiantes de empresas y consumidores, picos de trabajo puntuales y cumplimiento de normas o presupuestos y gastos, entre otras ventajas. Contar con las herramientas adecuadas es fundamental y, sin duda, AuraQuantic Cloud es la solución más segura, eficiente y económica.

AuraQuantic Cloud cuenta con la garantía de Microsoft Azure, una plataforma en la nube abierta y flexible que permite crear y gestionar aplicaciones de forma rápida y escalable a través de la red global de centros de datos de Microsoft. Esta plataforma ayuda a las organizaciones a automatizar y controlar sus procesos de negocio a través de aplicaciones en la nube de Microsoft Azure. 

Una de las ventajas más importantes de AuraQuantic Cloud es la facilidad de escalamiento, de manera que no es necesario adquirir un hardware sobredimensionado para una posible necesidad futura. Además, está gestionada directamente por los mejores técnicos especialistas de AuraQuantic, con el objetivo de ofrecer la mayor tranquilidad al cliente y el mejor rendimiento. 

Aclarados estos falsos mitos sobre la nube, ¿no cree que ya es hora de dar el paso y migrar sus datos y aplicaciones a la nube? Las herramientas en cloud de AuraQuantic, potenciadas con las últimas tecnologías y avaladas por importantes empresas como Microsoft, generan beneficios y añaden valor a los negocios. Si desea conocer más acerca de AuraQuantic y de sus opciones en la nube, contacte con nosotros y un experto le ayudará a encontrar una solución a medida ajustada a las necesidades de su empresa. 

¿Quiere seguir desmontando mitos con AuraQuantic? Aquí tiene otro artículo: 

Jessica Mauro
jessica.mauro@auraquantic.com