El valor de los datos en el mundo empresarial

El estudio “Global Data Protection Index 2020” de Dell revela que las organizaciones gestionan una media de 13,53 petabytes de datos, con un aumento del 831% desde 2016.

En la actualidad, los datos son una fuente importante de beneficios económicos y son la clave que garantiza el éxito en los negocios.

Sólo los mercados financieros generan entre cuatro y cinco terabytes de datos por día que se utilizan para hacer análisis en tiempo real y detectar problemas en las actividades comerciales.

Pero no sólo está aumentando la cantidad de datos generados, sino que también lo están haciendo las formas en que se producen. Cada vez existen más dispositivos que se conectan a Internet y registran información útil: humedad del suelo, frecuencia cardiaca, rendimiento de los motores, etc.

La disminución de los costos de almacenamiento nos está facilitando que guardemos cualquier tipo de datos, y el hecho de guardarlos en la nube nos está facilitando que podamos acceder a ellos siempre que los necesitemos.

Nuestros primeros pasos

Desde siempre nuestra capacidad para extraer datos y analizarlos nos ha proporcionado una ventaja sobre el resto de las especies en la tierra. Sin ellos no hubiésemos adquirido los conocimientos necesarios para cultivar la tierra, y no hubiésemos cambiado nuestro modelo de vida nómada por uno sedentario y establecer una sociedad.

Aprendimos observando, y creamos herramientas para para medir distancias, pesos, temperatura, etc. Y mejoramos tanto, que fuimos capaces de generar excedentes, por lo que algunas personas del grupo empezaron a centrarse en otras labores como producir cerámica u otros objetos que luego intercambiaban con el agricultor por una porción de ese excedente.

El modelo de datos en las empresas

Las empresas son un reflejo de nuestra evolución en el mundo y al igual que nosotros necesitan de los datos para seguir avanzando. Durante años hemos aplicado el método de la observación para detectar las necesidades del mercado, y el de ensayo y error para ganar experiencia aprendiendo de nuestros propios errores.

Sin embargo, ambas metodologías tenían el problema común de la escasez de los datos. En realidad, durante mucho tiempo no tuvimos a nuestra disposición herramientas que nos permitieran generar, recopilar, y almacenar información de forma fluida. Y como resultado de esta situación nuestras decisiones estaban basadas, casi en exclusiva, en la intuición.

Es cierto que, el binomio intuición / experiencia ha reportado grandes éxitos al mundo empresarial, pero también es cierto que estas decisiones estaban poco fundamentadas y entrañaban riesgos:

  • En 1962 la discográfica Decca estaba buscando grupos para promocionar, y tras una audición decidió apostar por Brian Poole y los Tremeloes y rechazó a The Beatles.
  • Entre 1990 y 1996, doce editoras no quisieron publicar Harry Potter, y fue la hija pequeña del director de Bloomsbury Publishing la que aconsejó a su padre que la publicara después de leer un fragmento de la novela.

Hacia el modelo informatizado de las empresas

La informática ha proporcionado a las empresas las herramientas que necesitaban para almacenar y analizar sus datos. Con la digitalización de sus procesos, hoy en día las organizaciones pueden monitorizar el estado de la ejecución de las tareas, registrar datos, y extraer información en tiempo real para realizar ajustes.

Pero sin lugar a duda el desarrollo de Internet, sobre todo de la World Wide Web, el uso extensivo por parte de la población de los dispositivos móviles, y otros accesorios para el hogar con conexión a la red, han amplificado el proceso de integración de la tecnología, y hoy en día millones de usuarios utilizan Internet para informarse, relacionarse, o adquirir nuevos productos.

Este es el momento de nuestra historia en el que tenemos más capacidad para recopilar datos, y las empresas deben de aprender a analizarlos para obtener ventajas competitivas sobre sus rivales.

“La innovación del software continúa produciendo avances sin precedentes que transforman el mundo que nos rodea, les brindan autonomía a las personas y permiten el crecimiento de nuestras economías. Sin embargo, esta transformación digital solo puede brindarnos su máximo potencial si explotamos el poder de los datos que estas innovaciones liberaron.”

BSA | The Software Alliance

El valor de los datos y el coste del Bad data

Los datos por sí solos no son capaces de aportarnos el valor que necesitamos, con frecuencia vienen desordenados, y carecen de una estructura lógica que resulte útil a nuestro análisis.

Necesitamos una estrategia que proporcione valor a nuestros datos, que tenga en cuenta qué repuestas queremos obtener, y en consecuencia qué datos debemos guardar, y qué preguntas debemos de hacer.

Y ahí es donde surge la figura del analista de negocios como la persona capaz de entender las historias que cuentan nuestros datos inconexos, encontrando orden donde todos vemos desorden, porque en la correlación adecuada de los datos pueden estar los patrones que nos descubran las pautas y tendencias del mercado.

No saber construir del relato de los datos, y no contar con las herramientas adecuadas para almacenarlos y analizarlos, supone perder oportunidades de negocio.

Uno de los objetivos, que tienen las herramientas analíticas relacionadas con el Business Intelligence, es ayudarnos a explorar nuestros datos y descubrir las ideas que necesitamos para mejorar nuestra competitividad.

El valor de los datos: Monetización de datos

“Desde una perspectiva económica, un mejor uso de los datos podría conducir a “dividendos de datos” de $1,6 billones en los próximos cuatro años solamente. Los economistas calculan que las ganancias por la eficiencia que permiten los datos podrían sumarle casi $15 billones al PIB global para el 2030.”

BSA | The Software Alliance

Monetizar los datos implica descubrir y aprovechar los datos de la empresa para obtener oportunidades e ingresos cuantificables.

Pero los datos cobran valor cuando se procesan, y por lo tanto es necesario desarrollar una estrategia que se ajuste a nuestras necesidades.

Por ejemplo, los datos del histórico de compras de nuestros clientes pueden ayudar al departamento de ventas y marketing a establecer un perfil de comprador, y crear un mensaje personalizado que fortalezca la relación con los clientes.

Pero si combinamos esta información con datos de geolocalización, búsquedas en Internet, movimientos en redes sociales, etc., podemos encontrar nuevos hábitos que nos permitan predecir las nuevas tendencias de futuro.

Predecir el futuro está a nuestro alcance y los datos que capturan miles de dispositivos conectados a internet nos están dando la información que necesitamos.

Hoy en día, nuestras previsiones meteorológicas son muy fiables, pero también estamos empezando a utilizar estas técnicas en economía para adelantarnos a los movimientos del mercado, empleo o inflación.

En definitiva, las nuevas herramientas analíticas, en combinación con plataformas low code que nos permiten digitalizar los datos, nos están permitiendo encontrar orden en lo que aparentemente era un caos, y nos están revelando nuevas pautas, tendencias e ideas de negocio.

Jessica Mauro
jessica.mauro@auraquantic.com