Todo lo que debería saber sobre Internet de las Cosas (IoT)

El mundo ha experimentado grandes cambios a causa de la transformación digital y los constantes avances tecnológicos. En la actualidad, el término Internet de las Cosas, también conocido en inglés como ‘Internet of Things’ (IoT), está cada vez más presente junto a las consecuencias, positivas y negativas, que esto conlleva. Pero ¿sabe qué es o en qué consiste? A continuación, le contamos todo lo que necesita saber sobre el IoT y cómo influye en la vida cotidiana.

¿Qué es el Internet de las Cosas (IoT)?

Vivimos en la era de la interconexión. Un 60% de la población mundial vive conectada a Internet, lo que significa que más de cuatro mil millones de personas lo utilizan de manera habitual. Además, cada día es más frecuente ver nuevos dispositivos electrónicos que han sido creados para facilitarnos la vida en el hogar o en el trabajo. Todo esto ha generado la aparición del concepto Internet de las Cosas (IoT).

El Internet de las Cosas consiste en la interconexión de objetos cotidianos con internet, lo que permite el intercambio automático de información con otros dispositivos o centros de control sin necesidad de intervención humana. Gracias a esto se pueden controlar diferentes elementos inteligentes de manera remota, así como recibir alertas y actualizaciones de estado en los dispositivos IoT.

De esta forma, el Internet de las Cosas podría entenderse como un concepto intangible, es decir, sería la conexión, por ejemplo, entre un smartphone y el dispositivo aspirador que se utiliza para limpiar el suelo de la casa. Dentro de esta categoría existen infinidad de ejemplos: robots de cocina, vehículos autónomos que conducen o aparcan solos, televisores inteligentes, dispositivos de iluminación o aire acondicionado, etc.

La adopción masiva de este tipo de tecnología ha ocasionado que todo objeto inteligente sea una gran fuente de datos. Por ello, es importante que cualquier empresa que ofrezca este tipo de productos y/o servicios adopte una gobernanza de datos adecuada, con la finalidad de proteger la información y seguridad de los consumidores.

¿Cómo funciona el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas funciona enviando, recibiendo y analizando datos de forma continua en un ciclo de retroalimentación. Estos dispositivos y sistemas inteligentes tienen la capacidad de determinar de forma exacta qué información es útil, con el único fin de detectar patrones, hacer recomendaciones y prevenir posibles problemas antes de que ocurran. Para ello, cada aparato IoT se conecta a través de un proceso llamado machine to machine (M2M), donde dos dispositivos se enlazan utilizando cualquier tipo de conectividad (WiFi, bluetooth, cable, etc.) sin necesidad de intervención humana.

El concepto de Internet de las Cosas ha llegado para quedarse. La Inteligencia Artificial ya es una realidad y está presente en multitud de dispositivos que se utilizan en el día a día. Gracias a ella, los dispositivos pueden analizar imágenes, comprender el lenguaje, interactuar de forma natural y, lo más importante, se pueden investigar datos del IoT con el objetivo de obtener conclusiones sobre hábitos y preferencias de los consumidores.

Así mismo, AuraQuantic incorpora servicios de Inteligencia Artificial de Microsoft listos para usar y sencillos de crear y aplicar en las empresas, con multitud de funciones y herramientas que contribuirán a mejorar el rendimiento laboral, la experiencia del cliente y la detección de posibles errores.

Beneficios del IoT en las empresas

A medida que la tecnología avanza, las soluciones del Internet de las Cosas se hacen más patentes y también la influencia que ejercen en cómo trabajamos y vivimos. Nada más lejos de la realidad, desde hace escasos meses, la mayoría de las empresas han optado por el teletrabajo para adaptarse así a las circunstancias actuales. Para ello, las organizaciones han apostado por soluciones competitivas como AuraQuantic Teletrabajo, que garantizan la productividad empresarial independientemente del lugar en el que se encuentren sus trabajadores.

Las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de la tecnología y la incorporación de dispositivos IoT en ellas, sobre todo por los beneficios que genera:

1. Creación de nuevos modelos de negocio

El IoT da paso a nuevas oportunidades empresariales reconfigurando los modelos de negocio tradicionales. Gracias a ello, se crean importantes avances y beneficios en las organizaciones, ya que pueden ofrecer productos y servicios personalizados en función de las necesidades de los consumidores.

2. Aumento de la productividad

Una de las grandes ventajas del IoT es que se pueden monitorear y controlar las tareas de forma remota. Además, a través de la automatización de los procesos, se reducen las tareas repetitivas o monótonas e impulsa la productividad laboral, ya que los empleados pueden invertir el tiempo en otras tareas que sí requieren intervención humana.

3. Mejora de la experiencia del cliente

Comprender las necesidades y el comportamiento de los consumidores es fundamental en cualquier empresa. Gracias a los dispositivos del Internet de las Cosas, la automatización de los procesos y el análisis de datos, se facilita la predicción de preferencias, logrando crear experiencias de cliente mucho más atractivas. Además, de esta forma, se estrechan lazos entre marcas y clientes.

4. Aumento de la seguridad laboral y protección de los datos

Por un lado, el Internet de los Datos permite configurar los dispositivos que utilizan los empleados para que su uso no ponga en riesgo la privacidad y seguridad de la información de la organización. Así mismo, el IoT puede ayudar a determinados sectores a garantizar la seguridad laboral de los empleados en entornos de alto riesgo, como la minería o la construcción, integrando sensores, cámaras de videovigilancia, etc.

5. Mejora de la toma de decisiones

El análisis de los datos recogido de los dispositivos interconectados con el IoT facilita a las empresas información de calidad, que contribuye a mejorar y agilizar la toma de decisiones. Además, les permite planificar acciones y estrategias para reforzar su imagen de marca.

El futuro del Internet de las Cosas

En la actualidad, se calcula que más de 8.000 millones de dispositivos están conectados al Internet de las Cosas y se prevé que para 2025 esta cifra aumente hasta los 21 mil millones. Sistemas que cada vez están más presentes en el día a día laboral, con la influencia de la hiperautomatización de los procesos, el teletrabajo o la transformación digital. Por su parte, respecto al ámbito personal, cada día existen más dispositivos que nos facilitan las tareas del hogar, la conducción e, incluso, el contacto con otras personas de nuestro entorno.

En definitiva, el IoT utilizado de forma adecuada y garantizando la seguridad de los datos que poseen sus dispositivos, genera un importante avance tecnológico y abre un gran abanico de posibilidades tanto para empresas como para usuarios.

Jessica Mauro
jessica.mauro@auraquantic.com