Trabajo líquido: La flexibilidad llega a la oficina   

Categorías: Noticias
trabajo-líquido

El trabajo líquido es una de las tendencias del mercado laboral que más interés está suscitando por parte de las empresas y los trabajadores a nivel mundial. La flexibilidad horaria, el teletrabajo, la reducción de costes vinculados con la contratación de personal fijo, la rápida capacidad de adaptación de este tipo de empleados y su interés por el aprendizaje continuo, constituyen algunos de los rasgos distintivos asociados con esta nueva fórmula de empleabilidad. Sin embargo, todavía hay muchas empresas que, en pleno siglo XXI y con el auge de la industria 4.0 o inteligente, siguen mostrando cierta desafección hacia las nuevas modalidades de trabajo que rompen con las estructuras tradicionales. En este artículo le contamos con detalle qué es el trabajo líquido y qué herramientas tecnológicas necesita para implementarlo en su empresa de una forma efectiva y ágil. 

 

¿Quiere impulsar la transformación digital de su empresa y no sabe por dónde comenzar? Clic aquí y solicite una asesoría gratuita con uno de nuestros consultores tecnológicos especializados. 

 

¿Qué es el trabajo líquido? 

El trabajo líquido o liquid workforce hace referencia a la mano de obra fluida, es decir, a los trabajadores autónomos u ocasionales, independientes de la plantilla permanente de una organización, que desarrollan su actividad a tiempo completo o parcial. Este tipo de trabajadores ayudan a las empresas a adaptarse al dinamismo de las demandas del mercado y a ser mucho más resilientes ante cualquier imprevisto, gracias a su perfil multitarea. 

 

Para poder comprender un poco más de cerca la naturaleza de este concepto, hay que remontarse a comienzos de la década actual y poner el foco en un fenómeno mucho más amplio conocido como sociedad líquida, acuñado por Zygmunt Bauman en su libro Modernidad líquida. El sociólogo de origen polaco establece una metáfora entre la sociedad actual y su estado volátil y fluido. Una sociedad marcada por la ausencia de valores y la incertidumbre constante. La obra de Bauman se divide en cinco apartados: emancipación, individualidad, tiempo y espacio, comunidad y el concepto que aquí nos atañe, el del trabajo. Sobre este último punto, el autor reflexiona asegurando que “el trabajo ha adquirido -así como otras actividades de la vida- un significado mayormente estético”. Esta idea la justifica aseverando que actualmente, “casi nunca se considera que el trabajo ennoblezca o haga mejor a los seres humanos, se lo mide y evalúa por su valor de diversión y entretenimiento que satisface no tanto la vocación ética, como las necesidades de un consumidor de experiencias”. “La flexibilidad es el eslogan del momento”, una idea que Bauman justifica señalando que “el espacio del empleo se parece más a un predio para acampar, que uno visita durante unos días y del que puede irse en cualquier momento si las comodidades que prometía no eran tales”.  

 

Todas estas reflexiones realizadas por Bauman allá por el año 2000 han ido calando de forma progresiva en la sociedad actual. Sin embargo, la pandemia y la evolución tecnológica y digital han sido factores determinantes en la implosión del fenómeno del trabajo líquido.  

 

En la actual era de la Inteligencia Artificial (IA) y la automatización, las organizaciones demandan cada vez más perfiles independientes, colaborativos y autónomos de tipo multidisciplinar, y con experiencia que les permitan incrementar sus capacidades de agilidad y adaptabilidad, ante entornos de constante cambio. Una situación que ha sido analizada por el Instituto de Investigación de la consultora tecnológica Capgemini, en su informe “La revolución de la fuerza laboral fluida”. Para la elaboración de este documento, la consultora entrevistó a ejecutivos de diferentes organizaciones que apostaban por un modelo de empleabilidad mixto, de los cuales 4.000 pertenecían a la plantilla fluida y cerca de 1.000 a la permanente. Entre las conclusiones obtenidas tras la realización de dicho estudio destacan:  

 

  • Retos de contratación: El 65% de los ejecutivos encuestados están de acuerdo en afirmar que existe una brecha cada vez mayor entre las habilidades que las organizaciones demandan y las que poseen los equipos internos. El trabajo fluido supone un revulsivo a esta situación, ya que permite satisfacer las necesidades de las compañías por cubrir ciertos puestos de elevada cualificación o vinculados con nuevas necesidades surgidas tras la implementación de soluciones tecnológicas.

 

  • La plantilla fluida es tendencia:  Cuatro de cada cinco organizaciones disponen de plantillas fluidas. Una tendencia que lideran países como India y EE.UU. Además, a nivel funcional, los departamentos de TI y Finanzas y Contabilidad son los más entusiastas a la hora de disponer de una fuerza laboral fluida, seguidos por los de Desarrollo de Estrategia General, Operaciones, Cadena de Suministro y Recursos Humanos.

 

  • Reducción de costes fijos: La flexibilidad de la mano de obra fluida supone una oportunidad para muchas organizaciones a la hora de reducir sus costes de personal. Ahora bien, esta fórmula de empleabilidad no debe estar reñida con una política de recursos humanos equiparable a la aplicada sobre los equipos permanentes. Sin embargo, la realidad es bien distinta, ya que existe una gran desigualdad entre ambos grupos de empleados, en lo referido a sus condiciones laborales.

 

  • El teletrabajo ha llegado para quedarse: Una prueba de ello la encontramos en compañías como Nationwide y Mondelez. Dos compañías pertenecientes a sectores económicos bien distintos, como son el financiero y asegurador y el de la alimentación, que están estudiando implantar modelos operativos híbridos, basados en entornos de trabajo remoto permanente. El teletrabajo ha llegado para quedarse y las compañías deben ser conscientes de esta nueva realidad, impulsada por el fenómeno de la “Gran Renuncia” o la “Gran Dimisión” en EE.UU., en el que miles de trabajadores han abandonado sus empleos, en búsqueda de empresas que ofrezcan mejores condiciones laborales. 

 

 

Digital Workplace: Un espacio de trabajo virtual que reúne a la plantilla líquida y permanente 

 

Las organizaciones están cubriendo actualmente las brechas críticas de conocimiento y experiencia en ciertas áreas o departamentos, mediante la contratación de trabajadores fluidos. Este tipo de trabajadores permiten compensar el aumento de la demanda de competencias especializadas por parte de las empresas, como resultado de la división del trabajo entre humanos, máquinas y algoritmos informáticos. Ante este escenario, el espacio de trabajo digital o digital workplace supone una gran ayuda para los equipos permanentes y fluidos, al posibilitar la creación de un entorno de trabajo único y centralizado basado en herramientas digitales, tales como: 

 

  • Herramientas de trabajo remoto: Destinadas a facilitar el trabajo en situación de movilidad, desde cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo. Se trata de plataformas todo en uno que incluyen todo tipo de funcionalidades nativas o añadidas por medio de conectores que permiten vincular a usuarios, contenidos y aplicaciones empresariales en uno único espacio virtual.

 

  • Herramientas de Business Intelligence: Diseñadas para facilitar el análisis de todos los datos vinculados con la actividad diaria de una empresa. Este tipo de aplicaciones permiten generar estadísticas con datos en tiempo real, además de informes interactivos, que pueden compartirse entre los diferentes equipos de una compañía, con el objetivo de mejorar y acortar el proceso de toma de decisiones.

 

  • Herramientas para la gestión documental inteligente: El Procesamiento Inteligente de Documentos (IDP) permite gestionar elevados volúmenes de información por medio de la Inteligencia Artificial (IA). Esta herramienta reduce al mínimo los errores humanos, proporcionando un sistema centralizado o repositorio de información, que garantiza una búsqueda precisa y una gestión eficaz de los casos, en tiempo reducido.

 

  • Intranet y extranet: Los portales de colaboración y comunicación entre empleados (intranet), así como los portales externos (extranet) destinados a facilitar la cooperación y el desarrollo de la actividad de proveedores, distribuidores, clientes y colaboradores son espacios virtuales necesarios para garantizar la participación y el aprendizaje de los distintos equipos. Este tipo de portales ofrecen todo tipos de recursos, desde la contratación de servicios, asistencia personalizada, control horario y solicitud de vacaciones, acceso a noticias internas, programas de fidelización, etc. 

 

 

herramientas-digital-workplace

 

 

Quizá le interese...

  • Categorías: Historias de clientes none
    Leer más
  • Categorías: Eventos none
    Leer más
  • Categorías: Noticias none
    Leer más